Calostro, alimento para el recién nacido

Foto por Daquella manera

Antes de que nazca el bebé la futura madre ya se ha preparado para alimentarlo. Durante los primeros días de vida del recién nacido la madre produce un fluido amarillento y viscoso de cualidades y composición parecidas al plasma sanguíneo, llamado calostro. El satisface todas las necesidades nutricionales del bebé hasta que la madre produce leche materna.

Son muchas las madres que les cuesta creer que éste escaso fluido pueda aportar al bebé todo lo que necesita y en muchos casos optan por la leche artificial. Es importante saber que desde el nacimiento hay que acercar el bebé al pecho y dejarle succionar para estimular la producción de leche.

El calostro está compuesto por:

  • Una gran riqueza de proteínas (más que la leche madura), albúmina y globulinas, que hace que aumente la presión osmótica y haya una mayor retención de agua en el cuerpo del recién nacido, evitando la pérdida de peso del mismo. También destacan la lactoferrina y la transferrina que impiden la proliferación de bacterias que se alimentan de hierro.
  • Un alto contenido de minerales, los más abundantes son el fósforo, yodo, cobre, zinc y calcio en menor proporción que la leche.
  • Vitaminas, entre ellas la B6 y B12 que se combinan con una proteína para que las bacterias no proliferen ya que se alimentan de éstas y una gran cantidad vitaminas A,E,C y carotenos.
  • Hormonas como la prolactina, godomatropina, tiroideas y estrógenos que intervienen en el equilibrio endocrino.
  • También contiene grasas, agua (87%), enzimas como la lipasa que ayuda a digerir mejor la grasa y numerosos anticuerpos que protegen al bebé de infecciones.

El calostro protege la glándula mamaria de infecciones externas y gracias a su efecto laxante y purificador, facilita la expulsión del meconio o primeras heces del bebé.
Conforme van pasando los días se va modificando, baja el nivel de proteínas y minerales y aumenta la cantidad de grasas y azúcares, hasta dar paso a lo que conocemos por “subida de leche” que se produce alrededor de los siete días.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *