Fresas, favorecen la circulación y el tránsito intestinal

Foto: Lía Lozano
Foto: Lía Lozano

El fresal crece silvestre en toda Europa y cultivado, pues sus frutos son muy apreciados por su agradable sabor. También se cultiva en extensas zonas de California, México, Brasil y en diferentes países de Centroamérica.

La temporada de la fresa va de Marzo a Julio, aunque en algunos comercios podemos encontrarlas durante todo el año, procedentes de invernaderos o de otros países.

Tanto la planta como los frutos presentan cualidades curativas especiales; las hojas se emplean en inflamaciones de las vías respiratorias superiores y de las digestivas.

Las fresas son ricas en sales minerales como hierro y sodio y presentan en  menor cantidad fósforo, magnesio, potasio, azufre, calcio, silicio, yodo y bromo.
Contiene buenas cantidades de vitamina C ( más que la naranja), también vitamina A, del grupo B, E y K.

Las fresas presentan elementos como sus pigmentos, ácidos de fruta, enzimas y secretinas, que junto con las vitaminas hacen que faciliten las funciones intestinales.
Además, la vitamina C unida a la proantocianidina que éstas contienen, favorece la circulación y el buen estado de los vasos sanguíneos.
Con lo que es una fruta muy indicada durante el embarazo; ayuda a prevenir los problemas circulatorios suelen aparecer, debido al mayor volumen de sangre que se genera, a combatir el estreñimiento y aporta valiosos minerales y vitaminas tan necesarios durante la gestación.

Son muy refrescantes por su riqueza en agua fisiológica, ácidos y sustancias aromáticas y remineralizadoras.

También diuréticas, hipotensoras, desintoxicantes, bactericidas, reguladoras hepáticas, del sistema nervioso y de las glándulas endocrinas

Contienen algo de ácido salicílico, lo que hace que sean beneficiosas en casos artritis, reumatismo y gota.

Su bajo contenido en glucosa, hacen de las fresas una fruta muy interesante para los que padecen diabetes.

Según la medicina tradicional oriental, la fresa es de naturaleza fresca y sabor agridulce.
Lubrica los pulmones, refuerza el bazo y es depurativa, siendo muy aconsejable en casos de tos seca, garganta seca, retención de líquidos y falta de apetito.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *