Introducción de sólidos en la dieta del bebé

Foto: Lía Lozano

Hace tiempo se aconsejaba introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé a partir del cuarto mes de vida, pero recientes recomendaciones de la OMS( Organización Mundial de la Salud) han hecho que muchos pediatras de diferentes países modifiquen su planteamiento.

Se aconseja esperar como mínimo hasta los seis meses para dar alimentos sólidos al bebé, y en este tiempo alimentarlo exclusivamente de leche materna o en su defecto de fórmula.

 


Existen varios indicadores para saber si el bebé está preparado para los alimentos sólidos:

  • Capacidad de mantenerse sentado por si solo.
  • Desaparición del reflejo de extrusión ( es decir, que no saca la comida de la boca con la lengua ).
  • Muestra interés por la comida de los padres.
  • Sabe decir que no con la cabeza o autorregularse apartándose de la comida.

Es importante pensar que no todos los bebés se desarrollan al mismo tiempo, por lo que no hace falta introducir alimentos sólidos a los seis meses exactos. Si vemos que aún no hay indicios de que está preparado, es mejor esperar y no forzarlo.

Se puede ir iniciando al bebé dejándole participar en las comidas familiares, ofreciéndole un  vaso con agua o leche ( materna o de fórmula), dándole cucharas y cuencos para que juegue, siempre que no presenten ningún peligro.

Una vez se decida comenzar con la alimentación complementaria, se ha de tener en cuenta:

  • No se deben introducir alimentos en grandes cantidades, observando siempre si son bien digeridos o si producen anomalías como vómitos, diarreas, etc.
  • Cada alimento nuevo se añadirá con un mínimo de una semana de diferencia, de esta manera sabremos si existe alguna intolerancia o alergia.
  • No es bueno dar verduras de hoja ( espinaca, acelga, col, coliflor, etc) hasta el año de edad, pues su alto contenido en celulosa irrita el intestino del bebé. Por esta misma razón se evitarán cereales integrales exceptuando el arroz y la harina de maíz enteros pero tamizados.
  • Tampoco se ha de dar azúcar, ni bebidas azucaradas ya que son calorías vacías, sin ningún aporte nutritivo, que favorecen la caries, debilitan el sistema inmunitario y pueden producir diarreas.
  • La miel también está contraindicada antes del año porque puede producir botulismo.
  • Procurar que no coma alimentos con sal añadida, ni incorporar sal a las comidas del bebé.
  • La leche de vaca entera sin modificar no debe de formar parte de la dieta del bebé antes de los 12 meses.
  • El huevo por su gran capacidad alergénica no se introducirá entero hasta pasado el año. Al décimo mes se puede comenzar a dar la yema del huevo cocida.
  • No acostumbrar al bebé a comerlo todo triturado,  se puede ir probando desde un principio a dar los alimentos aplastados con un tenedor o a trozos, siempre que sean blandos.
  • Hay que dejar que aprendan a comer ellos solos, que experimenten con nuevos alimentos que puedan comer, intenten coger los cubiertos, incluso coman con las manos.
Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *