Introducción del huevo en la alimentación del bebé

Foto: Flash.pro http://www.flickr.com/photos/flashpro/3450800744/
Foto: Flash.pro
http://www.flickr.com/photos/flashpro/3450800744/

El huevo es una de las más valiosas fuentes de proteína de alto valor biológico, pero también contiene colesterol y grasas saturadas, es por esto que deben consumirse con moderación.
La yema presenta además, casi todas las vitaminas, sales minerales, enzimas y lecitina. La clara en cambio carece de vitaminas y sales minerales ( solo contiene fósforo) .
Con la cocción del huevo se pierden prácticamente todas las vitaminas y parte de las sales minerales.
El valor nutritivo del huevo de gallina equivale aproximadamente al de 40 gr. de carne grasa o a 150 gr. de leche, aunque a diferencia de ésta, le faltan los azúcares y las sales alcalinas del calcio.

El huevo es un alimento altamente alergénico pero el mayor riesgo lo origina la clara.
Se puede introducir la yema de huevo, progresivamente, a partir de los 10 meses.
Debe estar totalmente cocido, para evitar la transmisión de posibles enfermedades como por ejemplo la salmonella.
Para prepararlo, lo pondremos a hervir con agua, durante 8 minutos aproximadamente ( huevo duro), separaremos la yema de la clara y daremos primero media yema, si pasada una semana vemos que la tolerancia es buena, podremos darle la yema entera.
Se puede mezclar con la papilla de verduras, alternándose con la carne y el pescado.
Es conveniente no aportar más de dos yemas a la semana.
A partir del año se puede dar el huevo entero, cocido o en tortilla, un par de veces por semana. La clara nunca la daremos cruda, ni antes del año.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *