La miel, bactericida y purificadora

Foto: Misone2000
Foto: Misone2000

La miel de abeja natural, posee grandes propiedades beneficiosas para la salud.
En su composición, contiene azúcares superconcentrados; fructosa, sacarosa y glucosa, que aportan energía.
Es rica en minerales como el potasio, sodio, calcio, magnesio, hierro, cobre, manganeso y fósforo y en vitaminas del grupo B ( B1, B2 y B3) y vitamina C.
También cuenta con la presencia de enzimas como la diastasa, invertasa e inhibina.

Presenta enormes ventajas frente al azúcar blanco, que se refina mediante procesos químicos y  que carece de vitaminas y es sumamente pobre en sales minerales, siendo el responsable de una serie de graves trastornos metabólicos, y sobretodo de la caries.
El azúcar, para su combustión,  requiere robarle al organismo, considerables cantidades de vitamina B1 y minerales como el calcio y el fósforo.

La miel, debido a su composición, ayuda a asimilar el calcio y a desarrollar mejor el sistema óseo.
No debe consumirse en exceso ya que es muy acidificante.
Es importante elegir una miel lo más pura posible, que no haya sufrido tratamiento de ningún tipo.

Muchas mieles del mercado, son sometidas a un proceso de calentamiento, para que no cristalice y no presente mal aspecto con tonos oscuros menos comerciales. De esta forma se destruyen la gran mayoría de sus componentes y sus apreciadas propiedades.
Es por esto que no es conveniente cocinarla, no debe someterse a temperaturas que alcancen los 40º, si queremos añadirla a infusiones o leche, es mejor que estén tibias. Las infusiones calientes las podemos endulzar con estevia, sirope o melaza de arroz.

A todo esto se le suma, que generalmente lo que encontramos en el mercado no es miel de flores, pues para que su producción sea más rápida se les suministra a las abejas azúcar, convirtiéndose en un mero edulcorante que únicamente se diferencia del azúcar en el sabor y en que endulza más.

La miel es bactericida y purificadora, gracias a la presencia de peróxido de hidrógeno y una enzima llamada inhibina, siendo muy efectiva aplicada en heridas y consumida cuando se padecen resfriados.
En pequeñas dosis es beneficiosa en las afecciones hepáticas y enfermedades circulatorias.
Tiene ventajosos efectos sobre el nerviosismo, agotamiento por exceso de trabajo, mala digestión e insomnio. No debe tomarse en caso de diarrea.

Según la medicina tradicional oriental, la miel es de naturaleza neutra( a no ser que se caliente) y sabor dulce. Nutre el yin, lubrica la sequedad, armoniza y refuerza el bazo. Es recomendado en estreñimiento, úlceras, tos seca, voz ronca, quemaduras y herpes.

No deben tomar miel:

Bebés menores de 2 años, debido al riesgo por contraer botulismo.
Personas que son alérgicas al polen, deben consultarlo antes con un profesional.
Los diabéticos, según el tipo de diabetes que padezcan, la deben dosificar o eliminar de la dieta.
Personas que sufran hipertrigliceridemia, ya que ciertos azúcares simples, favorecen el aumento de triglicéridos.

Foto: http://www.flickr.com/photos/hanskuckindieluft/4233763399/

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *