La miel y el riesgo de botulismo en bebés

Foto: paparutzi.
Foto: paparutzi.

El botulismo es una enfermedad que se produce por la ingestión de alimentos que contienen la toxina botulínica elaborada por la bacteria Clostridium botulinum. Esta toxina se absorbe a través de la sangre y llega a los músculos provocando parálisis y en el peor de los casos la muerte.
El Clostridium botulinum es un microorganismo que forma esporas, muy común en la naturaleza.
Estas esporas suelen encontrarse en la tierra y en alimentos mal enlatados o mal conservados.

El botulismo se puede contraer o bien mediante heridas infectadas por esta bacteria o al ingerir alimentos que contenga la toxina.

La miel es un alimento bastante seguro ya que constituye un medio poco propicio para el crecimiento microbiano, y si presenta bacterias suele ser en pequeñas cantidades, así que es muy improbable que la miel ocasione botulismo en un adulto, nuestro sistema digestivo tiene suficientes defensas para hacer que esta insignificante cantidad de bacterias no se desarrollen.
Sin embargo, los bebés menores de un año son más vulnerables a esta bacteria, ya que su aparato digestivo no está totalmente desarrollado y no pueden hacer frente a la toxina que produce.
Muchas madres tienen la costumbre de mojar el chupete en miel o añadirla a ciertos alimentos.
Es por esto que la mayoría de casos de botulismo se presentan en bebés de entre 0 y 1 año de vida. Los bebés que lo contraen parecen cansados, apenas tienen fuerza para llorar o mamar y suelen tener estreñimiento.
Los síntomas pueden aparecer entre 8 y 36 horas después de haber ingerido alimentos contaminados.
Lo mejor ante estos síntomas es ir inmediatamente a que lo examine un especialista, la enfermedad tiene cura con un tratamiento adecuado.

Aunque la incidencia de esta enfermedad es muy baja y se han dado muy pocos casos, no debemos dar miel o jarabe de maíz a bebés menores de un año. No se puede garantizar la ausencia y el riesgo siempre existe.
De esta manera, además del botulismo, evitaremos problemas digestivos y dentales (como caries), provocados por  ingesta de azúcar en bebes y que por lo tanto está totalmente contraindicada.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *