Las ventajas de los cereales integrales

Los cereales integrales son aquellos que no han sido sometidos a ningún proceso de refinamiento, conservando su cascara y propiedades.

Foto: Lía Lozano

Antiguamente solo los ricos podían permitirse el costoso proceso de refinamiento de la harina. Se consideraba la harina integral como un alimento para pobres.

Hoy en día el precio de los cereales integrales supera con creces al de los cereales procesados.

Los cereales, cuanto más refinados, son más baratos y de peor calidad.

Hasta mediados del siglo XX, no se reconoció que la fibra era fundamental para el buen funcionamiento del intestino.
En la actualidad, existen evidencias científicas sobre los beneficios sobre la salud de los cereales integrales; nos protegen de diversas patologías como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la obesidad o el cáncer.
La fibra que contienen los cereales sacia el hambre, arrastra toxinas y limpia el intestino previniendo el estreñimiento y el cáncer de colon. También favorece la eliminación del colesterol más nocivo, evitando enfermedades cardiacas.
La cantidad de nutrientes de los cereales integrales es considerablemente mayor que la de los cereales procesados, ya que aporta más proteínas, grasas poliinsaturadas, vitamina E, vitaminas del grupo B y minerales de gran valor en la dieta como el hierro, el fósforo, el magnesio o el zinc.
En el caso de no estar acostumbrados, se han de introducir poco a poco para evitar molestias gastrointestinales y no se deben consumir cuando se padezca diarrea.
Es importante dar a los niños cereales integrales desde pequeños, para que se familiaricen con su sabor y textura, ya que serán de buena ayuda para su correcto desarrollo.

Hay que saber distinguir los productos con harina integral verdadera. Hoy en día llaman integral a una serie de alimentos en los que utilizan harina blanca y agregan salvado de trigo y colorantes.

No hay que confiarse del nombre del producto, sino mirar bien la lista de ingredientes; tiene que poner como principal ingrediente harina integral o en el caso del grano entero, 100% integral.
También podemos distinguirlos por su intenso sabor, color y textura. El pan integral por ejemplo, se caracteriza por tener una corteza gruesa y oscura, así como una miga más compacta y de color marrón fuerte.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *