Listeriosis durante el embarazo

Foto: molly_darling *flickr
Foto: molly_darling
*flickr

La listeriosis es una infección causada por el microorganismo Listeria monocytogenes.
Este microorganismo se encuentra en la naturaleza y en ocasiones en algunos alimentos, de los cuales, al consumirlos podemos contraer esta enfermedad.
No suele suponer un riesgo en la población en general, pero sí puede afectar a las personas que presentan una enfermedad o una inmunodeficiencia. También son susceptibles de contraer listeriosis las embarazadas, bebés y ancianos.

Los síntomas más comunes son gastrointestinales, como diarrea, fiebre, cefalea y mialgia, que puede durar entre 11 y 18 días. Estos síntomas suelen aparecer de 3 a 70 días después de la ingesta del alimento contaminado.

La bacteria de la listeria puede traspasar la barrera placentaria y meníngea, a través de la sangre, o transmitirse al bebé por el canal del parto, causando sepsis, abortos, partos prematuros, alteraciones fetales, meningoencefalitis y graves secuelas neurológicas.

Podemos contraer listeria consumiendo alimentos como carne y leche de animales portadores. Es una bacteria resistente que soporta temperaturas bajas de pasteurización, temperaturas de refrigeración y condiciones anaerobias como el vacío.
Los alimentos más afectados en los en los casos esporádicos de listeriosis son productos lácteos elaborados con leche no pasteurizada, los patés, los productos de la pesca ahumados y embutidos cocidos y crudos curados.

Con el fin de reducir las probabilidades de contraer listeria, las embarazadas deben seguir las siguientes medidas:

No consumir leche cruda, ni  alimentos elaborados con la misma ( en la etiqueta suele especificarlo) , como quesos frescos o de pasta blanda; feta, camembert, mascarpone, brie, requesón, queso de Burgos.

Respetar las fechas de caducidad de los alimentos que se mantienen refrigerados, sobretodo de los embutidos poco curados. Se debe evitar patés refrigerados y pescado ahumado, Ya que la Listeria puede crecer en estos alimentos.

Cocinar muy bien todos los alimentos antes de ingerirlos, sobretodo, el pescado, marisco o carne.

Tener mucha higiene a la hora de cocinar; lavar muy bien los vegetales y frutas, utensilios de cocina, vajilla, etc.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *