Los beneficios del lino y sus propiedades contra el cáncer

Foto: Lía Lozano
Foto: Lía Lozano

Las semillas de lino o linaza destacan por su elevado contenido en lípidos, fibra y minerales de alto valor biológico. Poseen calcio, potasio, hierro, vitaminas en especial la vitamina E y encimas digestivas.

Son ricas en grasas Omega 3, tan beneficiosas para el desarrollo del sistema nervioso del  bebé durante el embarazo, y que además  favorecen el  correcto funcionamiento del corazón y disminuyen el colesterol en sangre.

Presentan en su fibra fitoestrógenos capaces de contrarrestar los efectos de la menopausia y de proteger contra el cáncer de mama.

Su  gran cantidad de fibra soluble en agua, ayuda a depurar el intestino y previene de estreñimiento, de enfermedades infecciosas por acumulación de toxinas, incluso cáncer de colon y pulmón.

Las podemos encontrar de color dorado o marrón intenso, pero ambas disponen de las mismas propiedades, aunque si queremos aprovecharlas al máximo, es aconsejable molerlas o consumir aceite de lino de calidad (primera prensión en frío).

En caso de estreñimiento, para mayor efectividad, podemos dejar las semillas toda la noche en remojo y tomarlas por la mañana junto con el agua.

También son muy útiles en caso de mastitis, a modo de emplaste tibio aplicado sobre el pecho, ya que desinflama gracias a su gran capacidad de captación calorífica.

Se recomienda consumir entre 10 y 20 gr diarios, añadiéndolas  en ensaladas, salsas, pates, cremas, sopas, yogur, panes y bizcochos, etc.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *