Mareos y náuseas en el embarazo

Foto: Aluvabin
Foto: Aluvabin

Los mareos suelen ser el primer síntoma del embarazo y pueden ir acompañados de náuseas incluso vómitos.
Son más frecuentes por las mañanas aunque a veces aparecen a lo largo del día.
Normalmente desaparecen pasado el primer trimestre, pero en algunos casos pueden persistir hasta bien entrado el tercero.
Los mareos se deben a un cambio hormonal y a una bajada de la presión arterial, ya que el sistema cardiovascular se tiene que adaptar a la nueva situación.
La embarazada que sufre mareos y náuseas se encuentra en un estado muy desagradable, en el que le cuesta probar bocado, precisamente cuando es tan importante su nutrición.

Hay ciertas medidas que ayudan a combatir los mareos y náuseas:

Tomar muchos líquidos. En el embarazo se necesita beber más cantidad de líquido, sobretodo si se pierden con los vómitos. También pueden ser de gran ayuda si cuesta comer: zumos, batidos, caldos y cremas de verdura.
Por otro lado, si la embarazada tolera mejor los sólidos que los líquidos, deberá intentar tomar los líquidos de forma sólida con alimentos que contengan gran cantidad de agua como frutas y vegetales.

Comer lo que apetezca siempre y cuando sea sano. Si apetece dulce, se puede comer  por ejemplo; fruta, pasas, cereales con compotas o mermeladas no azucaradas, yogur con fruta, dátiles, bollos o galletas integrales también se puede añadir zanahorias, pasas o frutas a las comidas para que resulten más dulces.

Cuidar la vista y el olfato. Si produce repulsión la carne cruda o el pescado es mejor alejarse de la cocina y que otros te preparen el plato. En el caso de no aceptar los olores de las especies o condimentos fuertes, mejor cocinar suave.

Comer con frecuencia ayuda a aliviar estos síntomas. El estómago vacío produce unos ácidos que irritan las paredes del estómago. Los largos períodos entre comidas pueden hacer que haya menos azúcar en sangre y dar lugar al mareo. Es mejor comer más a menudo y menos cantidad.
Son muy útiles los tentempiés de carbohidratos complejos tales como galletas, palitos de pan integral, frutos secos y ricos en proteínas como el queso o los huevos cocidos.
Conviene llevar algunos en el bolso, incluso tenerlos en  la mesita de noche por si nos da hambre en un momento dado.

Es importante comer alimentos muy nutritivos, que con poca cantidad nos aporten mucho, sobretodo cuando los mareos y las náuseas llevan a la embarazada a comer poco.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *