Prevención de alergias en el bebé

Foto: Neomar
Foto: Neomar

En los primeros meses de vida, el sistema inmunitario es muy inmaduro, aún no está preparado para una gran variedad de alimentos y además las consecuencias de las alergias son peores.
La alergia alimentaria se desarrolla cuando el sistema inmunitario del bebé crea anticuerpos ante un alimento específico la primera vez que lo ingiere. La siguiente vez pueden presentarse síntomas de alergia.
Es importante diferenciar alergia e intolerancia alimentaria. Ambas tienen la misma sintomatología pero el mecanismo es diferente; la alergia es una reacción del sistema inmunológico y la intolerancia afecta al metabolismo.
La leche de vaca, el huevo, el pescado, marisco, soja, trigo y los frutos secos son los alimentos con más capacidad de producir una reacción alérgica.
Los síntomas de las alergias pueden ser leves; vómitos, diarrea, sarpullidos, hinchazón, calambres, eczema o graves como es el caso de la anafilaxia; hinchazón de la lengua y garganta, dificultad para respirar, baja presión arterial y pérdida de la consciencia.
Hay bebés que son más propensos a padecer alergias, sobretodo si presentan un historial familiar con este problema. Estos bebés pueden verse afectados por ciertos alimentos al ingerirlos incluso a través de la leche materna.
Debemos tomar algunas medidas con los alimentos que se da al bebé, sobretodo si hay antecedentes familiares:

Alimentar al bebé exclusivamente con leche materna, si es posible, hasta los seis meses de vida.

De no poder alimentar al bebé con leche materna, se recomienda el uso de fórmulas adaptadas hasta los seis meses y  de alto grado de hidrólisis o hipoalergénicas en el caso de ser propenso a alergias.

Restricción de alimentos alergénicos en la dieta de las madres lactantes de niños de alto riesgo.

Retrasar la introducción de la leche de vaca, el huevo y el pescado hasta el año de edad.

Evitar lo máximo posible alimentos con aditivos químicos, durante el embarazo, lactancia y posteriormente en la dieta del bebé. Aunque no causan reacciones alérgicas directas, potencian las reacciones alérgicas a otras sustancias.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *