Yodo durante el embarazo y desarrollo cerebral

Foto: dustin askins
Foto: dustin askins

El yodo es un mineral indispensable para la producción de la hormonas tiroideas; tiroxina y Triyodotironina.
Las hormonas tiroideas juegan un papel fundamental en el metabolismo celular y en el proceso de desarrollo y funcionamiento de todos los órganos, pero especialmente del cerebro.

Durante el embarazo y lactancia, la necesidad de yodo aumenta debido a que se producen cambios hormonales. Además la madre transfiere yodo al feto y también lo pasa al bebé a través de la lactancia.

De esta manera es posible una carencia de yodo durante el embarazo, sobretodo en mujeres que viven lejos de la costa.
El déficit de yodo es responsable de un amplio espectro de enfermedades; el bocio endémico, abortos de repetición, retraso en el crecimiento en niños y adolescentes, retraso mental y cretinismo..
La consecuencia más grave es la alteración en el desarrollo cerebral y neurológico del feto, que ya es irreversible al nacimiento.
Según la OMS ( Organización Mundial de la Salud), la falta de yodo es la causa mundial más frecuente de retraso mental y parálisis cerebral.

Un suplemento de yodo durante el embarazo no solo beneficia al bebé sino que favorece la rápida recuperación de la madre tras el parto, tanto psicológicamente como física, previniendo además de problemas de obesidad y trastornos menstruales.

El yodo no se puede almacenar en el organismo por lo que debe ingerirse diariamente. La ingesta diaria de yodo recomendadas son :

Adultos 150 ?g / día
Niños 90-120 ?g / día
Embarazadas y madres lactantes  250 – 300 ?g / día

Los alimentos más ricos en yodo son los que provienen del mar; algas, marisco y pescado.

También podemos encontrar yodo en los lácteos como queso, yogur o leche, en vegetales como puerros, brécol, judías,zanahorias, patatas y perejil. Y frutas como la fresa y el arándano.

Por supuesto contienen yodo la sal integral y la sal de mesa yodada, pero no es bueno abusar.
La sal yodada, ha sido sometida a un sistema de refinamiento químico en el cual extraen el yodo para posteriormente volverlo a añadir.

Las algas son el alimento más rico en yodo y además ofrecen grandes ventajas para nuestra salud.
Una cucharada de algas marinas diaria, es suficiente para garantizar la ingesta recomendada.
En el caso de las algas Kelp y kombu lo supera con creces, ya que presenta grandes cantidades, sin embargo el alga Nori contiene menos, así que necesitaríamos 3 o 4 hojas para llegar a una cantidad suficiente.

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *