La alcachofa, una verdadera medicina natural

Foto: Herbolario Allium
Foto: Herbolario Allium

La alcachofa es la flor  aún sin desarrollar de la alcachofera, una especie de cardo originario del norte de África.

Actualmente se cultiva en toda la cuenca del mediterráneo, especialmente España y Francia. También su cultivo está muy extendido en América.

Es una hortaliza de otoño e invierno, su cosecha en el área mediterránea comienza en otoño y finaliza en primavera, ya que el clima cálido y seco provoca que las hojas del fruto se abran rápidamente y adquieran un sabor amargo.

Es rica en sales minerales y el 57% son ácidas. Es un alimento acidificante del organismo, así que debemos combinarla con alimentos alcalinizantes para evitar la acidez.

Destaca su contenido en potasio, calcio y magnesio y sobretodo de manganeso, superior al de cualquier otra fruta y verdura. Además aportan vitaminas A, B1, B2 y C.

Contiene un 9% de hidratos de carbono, sobretodo en forma de inulina, que por hidrólisis se transforma en fructosa, un azúcar asimilable sin la necesidad de insulina.
La inulina ayuda a la absorción del calcio y magnesio, mejora el aprovechamiento de las vitaminas del grupo B y estimula el crecimiento de la flora intestinal.
Por lo tanto, la alcachofa, es muy recomendada para el desarrollo de bebés y crecimiento en niños.

Si se comen frescas ( no en conserva), es un verdadero medicamento para los enfermos de hígado y de la vesícula biliar. Presentan una sustancia llamada cinarina, que actúa como laxante suave e incrementa el flujo de la bilis procedente del hígado, para favorecer la digestión y la desintoxicación.

Tienen efectos diuréticos, antirreumáticos y depurativos, por lo que también son aconsejables para personas con gota, artrosis y reumatismo en general.
La alcachofa, además, se sabe que es hipoglucemiante, y por lo tanto, muy indicada para diabéticos.

Según la medicina tradicional oriental, la alcachofa es de naturaleza amarga-fresca. Regula la energía del hígado y vesícula biliar, y combate la inflamación de hepática y bucal.

Foto: http://www.flickr.com/photos/alliumherbal/6825439315/

Facebooktwittergoogle_pluspinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.