La quinoa, un superalimento

Foto: Lía Lozano
Foto: Lía Lozano

La quinoa no es propiamente un cereal, pero sus semillas se utilizan como tal. Es una planta de hojas anchas que pertenece a la misma familia de las acelgas, remolacha y espinacas. Las hojas también se aprovechan cocinadas o consumidas como verdura fresca.

Fue cultivado hace más de cinco mil años en los valles andinos, era un alimento sagrado y fundamental para los incas. Su consumo disminuyó considerablemente, cuando los colonizadores españoles lo sustituyeron por cultivos de patata y maíz, ya que ignoraban sus grandes propiedades.
Siglos más tarde, se valoró de nuevo, incluso las Organizaciones de Naciones Unidas para La Agricultura y la Alimentación ( FAO), lo compararon con la leche materna, basándose en que “ la quinoa posee el balance de proteínas y nutrientes más cercano al alimento ideal para el ser humano”.
Incluso la NASA, considerándola uno de los alimentos más perfectos que existen, la empezó a incluir en la dieta de los astronautas.

Contiene más proteína que los cereales convencionales, con una equilibrada composición de aminoácidos esenciales, de alta calidad, comparables a los del huevo o la carne.
Destaca la lisina, de la que los cereales carecen, tan importante para el desarrollo cerebral.

Es pobre en grasas (contiene básicamente ácidos grasos esenciales) y rica en minerales, vitaminas y fibra; presenta un alto contenido en hierro, calcio de fácil absorción( más cantidad que la leche), fósforo y vitaminas del grupo B, C y E.
Es muy digestiva y no contiene gluten, por lo que puede ser consumida por celiacos y bebés en forma de papilla.

Es un alimento muy energetizante y reconstituyente sobretodo si la combinamos con cereales como el mijo y amaranto. Incluso podemos conseguir una proteína de mejor calidad que la carne si la mezclamos con otros cereales y legumbres.

Es ideal durante el embarazo, para bebés, niños, deportistas, celiacos y convalecientes; posee propiedades antiinflamatorias, analgésicas, anticancerígenas, antioxidantes, cardioprotectoras, detoxificadoras, cicatrizantes.

Indicada en afecciones hepáticas, anginas, catarros, descalcificación, desnutrición, dificultades digestivas, dolencias dentales, dolencias intestinales, fatiga, crecimiento y desarrollo, depresión, hipercolesterolemia, osteoporosis, problemas dérmicos, menopausia, problemas en las vías urinarias, infecciones, etc.

Según la medicina tradicional china, la quinoa regenera el yin, fortalece todo el cuerpo y tonifica el yang de riñón, función que calienta y da energía al cuerpo.

Antes de cocinarla, es conveniente lavarla en abundante aguo o incluso dejarla en remojo unos minutos con el fin de eliminar la saponina tóxica que recubre las semillas y que no es comestible. Se cocina de la misma manera que cualquier cereal pero con tres veces su volumen en agua durante unos 15 minutos.

Facebooktwitterpinteresttumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.